fbpx

“Mis hijos me inspiran a vivir de una manera más simple”

por | Jun 4, 2018 | Entrevistas 2 | 0 Comentarios

El imitador y comediante Stefan Kramer afirma a Mundo Papá que el humor “es súper importante para acercarme a mis hijos. Lo uso bastante, al igual que los juegos”.

El imitador y comediante Stefan Kramer tiene claro su modo de crianza con sus hijos María Jesús, de 12 años, Santiago, de 9 años, Celeste de 8 años y Bruno de 1 año. En entrevista con Mundo Papá -que concede justo antes de ir a reunión de apoderados-, cuenta que “el humor es súper importante para acercarme a ellos. Cuando aparece una risa, inmediatamente todo se pone más grato. Entonces lo uso bastante, al igual que los juegos. Trato de estar en acción a través de la diversión, y eso hay que combinarlo, por supuesto, con disciplina, seriedad”.

Y cómo no: como Kramer se dedica a la imitación y a la comedia y sus hijos lo han visto y seguido siempre en ese trabajo, afirma que “no es extraño que esté haciendo personajes y que ellos también los interpreten. Es algo normal en la familia, natural, además que les gusta esta dinámica”.

Veo que tu niño interior sigue vivo en la relación con tus hijos.

Sigo haciendo cosas que realizaba de adolescente, como por ejemplo, jugar Play Station. Entonces a mis hijos y a sus amigos les parece divertido que yo esté en eso activamente. Yo creo que siempre hay que tratar de mirar a los niños como una inspiración, en el sentido de vivir el presente, no con tantas preocupaciones y cosas en la cabeza, sino que de una manera más simple.

¿Tus hijos son tu cable a tierra?

Sí, claro. Cuando uno se acerca como familia viviendo el presente y presta atención a ese momento, se da cuenta que no existe nada más importante. Siempre tiene que haber tiempo para los hijos. A veces uno está muy preocupado de lo que viene, de avanzar, de qué voy a realizar más adelante, de con qué otra cosa sorprenderé a la gente, y se puede pasar la vida pensando en el futuro en vez de mantenerse actualizado y alimentándose de los seres amados.

¿Cómo logras apartar tiempo para ellos, entre tanto proyecto nuevo?

Cuando uno vive el presente y está conectado con el ahora, sin pensar en la angustia del trabajo o de lo que viene y cómo se va a hacer esta u otra cosa, y logra realmente estar con los hijos y la familia, se genera la creación. Esto a veces cuesta, porque hay compromisos que están cercanos y uno se siente nervioso, lo que no permite disfrutar el momento.

¿Tus hijos te inspiran para la creación de tus personajes?

Yo uso en mis personajes las cosas que suceden familiarmente y todas las observaciones que hago de la vida con mis hijos, muchas de ellas graciosas que transmito en el escenario a la gente. Por ejemplo, cuando los llamo a almorzar cinco veces y no vienen, y recién con un grito obedecen.

En tu obra “Súper Papá”, muestras una nueva realidad en Chile: la de hombres cada vez más presentes en la crianza de sus hijos. ¿Qué piensas de esa evolución?

Existe más conciencia en ese sentido. Antes era muy machista la visión de la paternidad y en el último tiempo, se han equilibrado las cosas con la mujer, se evolucionó en este tema. Nosotros con la Paloma, mi esposa, estamos abiertos a esa transformación, a esa igualdad.

Yo nunca hice muchas cosas, porque era el menor de cuatro hermanos, “la guagua”. Y de repente tener que empezar a cocinar para mis hijos, me llevó a darme cuenta de que es algo positivo. Cuando preparo un plato para ellos, que aprendí por un tutorial de Internet, se los entrego y dicen “¡qué rico que está!”, es una satisfacción enorme.

En todo caso, no me puedo andar “cachiporreando” de que lo hago tan regularmente. Creo que ahí está mi humor, al decir “ahora yo me encargo de estas cosas de la casa” y en realidad, como lo señalé en mi obra “Super Papá”, fueron solamente dos días. Pero igual, llegar a eso es una manera de no delegar las labores en la mujer y de no ser machista.

Dado que tu campo de actividad está en el humor, ¿te cuesta aplicar disciplina a tus hijos?

Sinceramente, yo tengo harta disciplina, está incorporada en mí pese a que también uso la diversión en la crianza. Es importante, porque así se logran las cosas en la vida. Ahí nos vamos combinando con Paloma para que obedezcan nuestros hijos. A veces se enoja ella y le digo “no los retes” y después yo me enojo y ella me dice “no los retes”.

Cuéntame alguna anécdota de papá que recuerdes.

Recuerdo que una vez estaba comparando una situación del colegio de mi hijo con una película, dándole humor al tema, y Santiago me dice “Papá, no es el momento de bromas”. Es divertido cuando te tiran así a la tierra tus pequeños.

¿Qué es lo que más te gusta de tus hijos?

Es una bendición tenerlos todos los días, es un agradecimiento total por el solo hecho de verlos. Mis hijos me hacen muy feliz, me sacan risas, me sorprenden. Son fantásticos, maravillosos. A veces el día a día te come, pero siempre hay una instancia para mejorar las cosas y decirles “oye, juguemos, estemos juntos, conversemos, entretengámonos, compartamos”.

¿Qué huella quieres dejar en ellos?

Me gusta enseñarles que hay que ser positivos, que ante cada dificultad se tiene que dar una vuelta al asunto y usarlo como una oportunidad para reinventarse. Que la alegría siempre debe estar presente en la vida, que con la comunicación todo es posible. Que no guarden rencores y que tomen el camino de la reconciliación. Ese tipo de valores quiero que queden en mis hijos.

¿Te gustaría dejar un mensaje a los papás que están leyendo esta entrevista?

No me gusta dar consejos, porque todos somos seres imperfectos que tratamos cada día de mejorar, pero, incluyéndome, dejaría como mensaje que no se pierda la oportunidad de disfrutar el presente. No es bueno estar con tu hijo pensando que más rato se debe hacer otra cosa y que esa prisa lleva a que esos instantes no se vivan adecuadamente. Es lo que intento aplicar siempre.

Facebook Comments

Pin It on Pinterest

Share This