fbpx

“Mi papá me enseñó que con Fe y Esfuerzo todo es posible”

por | Ago 1, 2018 | Historias Reales 2 | 0 Comentarios

El periodista Benjamín San Martín cuenta a Mundo Papá por qué su padre Pedro Pablo es un superhéroe sin capa para él.

Benjamín San Martín, periodista de 23 años, da a conocer en la siguiente columna para Mundo Papá por qué su padre Pedro Pablo, de 62 años, es un gladiador de mil batallas y un superhéroe sin capa para él.

 

Si en el diccionario existe una definición de superhéroe, mi papá debe ser de los sinónimos que aparecen al final. Pedro Pablo San Martín es de esos casos raros donde muchos piensan que, por su forma de ser, debería haber tenido un gran padre como ejemplo; pero su historia es todo lo contrario.

A los casi 9 años vio morir a su padre alcoholizado pidiendo que le abrieran el pecho y le echaran agua porque sentía que todo su cuerpo ardía por dentro. Tuvo que hacerse cargo de otros 4 hermanos y una sobrina, cuando el plan de toda persona es que a su edad no debería cargar con una responsabilidad así; pero él lo hizo.

Los juguetes los cambió por una caja para lustrar zapatos, sus manos dejaron de jugar con la tierra de la calle para conocer la que tienen los costales de papas, y sus hermanos pasaron a ser como sus “hijos” para ayudar a una madre que siguió adelante con todos sus hijos; las cosas cambiaron, pero él nunca se quejó.

No creo haber escuchado alguna vez de su boca salir una recriminación por lo que vivió, porque cada vez que veo a mis tíos mirarlo, sus ojos no podrían gritar más fuerte un “gracias por todo”.

Pero una de las cosas que más me sorprende de él, es que nunca deja de soñar y sabe que con fe y esfuerzo; todo es posible. Como pudo sacó sus estudios mientras trabajaba, se casó con la niña más bonita del barrio, aun cuando le recriminaban de que solamente era un feriante. Obtuvo su casa sin la necesidad de ningún beneficio de nadie. Y nunca ha perdido la sencillez que lo caracteriza.

Para mí él es un ejemplo en todo sentido, porque aún él no teniendo uno bueno, día a día veo cómo se esmera para ser mejor. Se transformó en ese amigo entrañable con el que te ríes de las cosas tan simples y tontas del mundo, que te sorprende su imaginación. Me demostró que nuestros actos demuestran más cariño que palabras que se las puede llevar el viento. Que familia es la que se construye con amor y, sobre todo, con voluntad de seguir adelante. Y para mí, lo más importante, que la fe en Dios puede hacer que lo imposible se transforme en posible, porque él es un ejemplo viviente de ello.

Es mi amigo, mi consejero, mi cómplice, mi pastor y mi compañero. Y si le pudiera pedir algo a Dios, sería lograr ser la mitad de lo buen padre que él es para mí y mis hermanas. Un gladiador de mil batallas, un superhéroe sin capa, un hombre con un corazón que mucho aman, pero que solo tres personas tenemos el privilegio de llamarlo “papá”.

Facebook Comments

Pin It on Pinterest

Share This