fbpx

“Estoy formando a mi hijo para que sea Escultor como yo”

por | Jun 29, 2018 | Historias Reales 2 | 0 Comentarios

Mauricio Pichuante, de 42 años, cuenta a Mundo Papá que su pequeño Joshua, de 5 años, ama el trabajo artesano en madera desde bebé, al igual que él.

 

El gran sueño de Mauricio Pichuante, de 42 años, es crear una Escuela de Escultores en Chile y cuenta a Mundo Papá que, para alcanzar ese objetivo que visiona hace tiempo, comenzó a formar a su propio hijo Joshua, de 5 años, quien desde muy temprana edad ama el trabajo artesano en madera.

“Mi hijo ama todo lo que le hace feliz, y entre esas cosas, destaca la Escultura. Lo que más le apasiona es la madera, desde bebé le gusta y, de hecho, ha pasado sus cortos 5 años de vida viajando junto a nosotros por este hermoso trabajo y jugando con viruta”, relata Pichuante.

Su hijo también ama la música y el fútbol, donde este último, revela Pichuante, “lo jugué en mis años de juventud, en la sub 20 de Unión Española como arquero. Ahora Joshua también quiere serlo, pero como dije, lo que más le apasiona es el trabajo artesano en madera, quiere transformarse en un Escultor como yo, lo que es emocionante”.

Pichuante admite que tiene una hermosa familia, que está compuesta por sus tres hijas: Kimberly de 20 años, Noemí de 15 años y Berenice de 11 años, además de su hijo Joshua de 5 años, el menor. “Llevo 20 años de casado muy feliz, pues junto a mi esposa Scarlett formamos un gran equipo. Viajamos a muchos lugares en Chile y Europa por mi trabajo de Escultor. La verdad es que soy un hombre con bastante Fe en Dios, eso me hace pleno”.

La primera obra en madera de Pichuante fue un águila cazando a una serpiente, en el 2005, donde su padre le ayudó a formar las alas ocupando la motosierra, su herramienta de trabajo para esculpir. “Él me enseñó a amar a Dios con todo mi corazón, siempre será mi ejemplo a seguir”. Y hoy, ese arte lo está dejando como herencia a su hijo Joshua y, por ende, a toda su familia.

“Me declaro un profundo admirador del Mejor Carpintero, Jesús. Y como Él dejó un gran legado de Amor, yo también quiero dejar un buen legado en mis hijos, en mi esposa, en mi familia”, señala Pichuante, con las palabras que fluyen de un padre que desea marcar positivamente a su generación al igual que lo hicieron con su vida.

Mauricio Pichuante junto a su hijo Joshua.

La primera obra de Mauricio Pichuante.

Facebook Comments

Pin It on Pinterest

Share This